De ruta por La Llanía, el corazón de laurisilva de El Hierro

Nada como caminar la Ruta de La Llanía para disfrutar de la laurisilva herreña en todo su esplendor. Frondosos paisajes verdes con más de una sorpresa

Al pensar en Laurisilva e Islas Canarias, casi con total seguridad, la asociación que venga a tu mente sea la de la isla de La Gomera y Garajonay, ¿hemos acertado?

Y, oye, con toda la lógica del mundo. No hay que olvidar que La Gomera alberga el bosque de laurisilva más extenso de las Islas Canarias. Eso sí, no es la única isla del archipiélago en la que disfrutar de este bosque primigenio. En El Hierro, solo tendrás que visitar La Llanía.

A estas alturas, no es ningún secreto que amamos la isla de El Hierro. Es nuestra debilidad canaria. Siempre que la visitamos nos regala lugares tan mágicos como éste del que te vamos a hablar hoy, su palpitante corazón verde de laurisilva: La Llanía. 💚

Ruta de La Llanía en el Hierro - Paisaje de La Llanía
Sendero de La Llanía

La primera vez que pusimos un pie en El Hierro fue tan visto y no visto que no tuvimos la oportunidad de visitar esta zona. La única aproximación a un rincón verde, y no tiene nada que ver, fue nuestra visita al Árbol Sagrado de Garoé. Por suerte, nos resarcimos a base de bien en la segunda visita a la que dedicamos ¡dos semanas increíbles!

Dicho esto, ¿nos acompañas a conocer un poquito mejor a La Llanía? ¡Pues vamos! 😃

Ruta de La Llanía

La Llanía es la ruta más conocida de la zona nordeste de El Hierro. Apenas dos horas serán suficientes para darte un frondoso baño entre bosques de laurisilva, brezos y pinos canarios. ¡Una maravilla!

Aunque visitamos la isla a finales de marzo, y la probabilidad de lluvia era elevada, el día que amanecimos con ganas de verde lucía un cielo completamente despejado por lo que pensamos… ¡qué suertudas! Y sí, pero bueno, no del todo. Ya te contaremos más adelante.

Llegamos al parking “temprano”, sobre las 10, pero ya había bastantes coches. La zona de aparcamiento no es muy extensa y se llena con facilidad -aunque es verdad que teniendo en cuenta que la isla es pequeñita, está fenomenal-. Aún así, encontramos nuestro hueco. Por cierto, para localizar el parking tan solo tienes que poner “Aparcamiento de La Llanía” en Google. Sin pérdida alguna, te llevará al punto kilométrico exacto de la HI-1 donde podrás aparcar.

Parking de La Llanía
Parking de La Llanía (esta foto la tomamos otro día distinto que había mucha niebla)

Lo primero que nos sorprendió de esta ruta es lo bien señalizada que está. De hecho, el punto de inicio lo marcaba un bonito arco hecho con troncos de árboles del que colgaba un letrero donde se podía leer “Sendero La Llanía”. Parecía que estuviéramos entrando en algún cuento de hadas o morada de duendes del bosque. La magia había comenzado. 😍

Ruta de La Llanía en el Hierro - Arco de entrada
Arco de entrada a la ruta de La Llanía

La ruta de La Llanía tiene habilitadas tres alternativas. Todas tienen un recorrido circular y son de dificultad muy baja; lo único que las diferencia es la longitud del trayecto. Junto a la entrada hay un letrero con todo lujo de detalles:

  • Variante Verde, la más corta: 4.200 metros con una duración aproximada de 2 horas
  • Variante Naranja, de longitud media: 5.600 metros con una duración aproximada de 3 horas
  • Variante Azul, la más completa: 7.400 metros con una duración aproximada de 4 horas
Panel informativo de las 3 rutas
Panel informativo
Señalización del camino a seguir
Señalización del camino a seguir

Nosotras nos decidimos por la opción Verde que es la que, según habíamos cotilleado, recoge la esencia más salvaje, bonita y exuberante de La Llanía.

Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Los bosques de laurisilva reciben su nombre porque en ellos viven las plantas de la familia de las lauráceas. Son un tipo de bosque que se remonta a la Era Terciaria -hace más de 20 millones de años…-, cuando el clima tropical predominaba en las regiones mediterráneas. ¿Sus principales características? Es un bosque subtropical muy muy húmedo -de ahí el intenso verde- con una temperatura media de entre 15º y 19º.

¿Recuerdas que habíamos amanecido con un cielo azul? Pues daba igual. Suceda lo que suceda en cualquier otra parte de la isla, aquí, en La Llanía, es altamente probable estar bajo un cielo nublado. Sobre todo en el tramo de recorrido más frondoso y repleto de vegetación. Digamos que es una ruta de contrastes. A ratos niebla, a ratos no. 😂

Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía

En el primer tramo de la ruta coincidimos con más gente de la que nos hubiera gustado. 10 minutos tuvimos que esperar hasta que los cinco miembros de un grupo terminaran con su particular book fotográfico junto a este señor ejemplar. 😅

Enorme ejemplar
Todo el mundo se quería fotografiar junto a este gigantón

Afortunadamente, a medida que avanzábamos, el bosque se quedó casi casi para nosotras solitas. 🙌🏼

Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía

Había zonas tan tupidas que el sol apenas hacía acto de presencia. Las sombras de los rayos de luz que penetraban junto con el intenso verde de los líquenes y musgos que vestían los troncos de los árboles y los rojizos que tapizaban el suelo, creaban una atmósfera de lo más chula y fotogénica.

Ruta de La Llanía en el Hierro - Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía

Los troncos, por su parte, retorcidos de maneras de lo más caprichosas.

Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía

Y las raíces, pues más de lo mismo. Algunas son tan grandes que han roto la tierra para respirar en la superficie.

Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Las raíces toman el protagonismo
Las raíces toman el protagonismo

¡Cómo estábamos disfrutando el paseo! Había zonas que nos parecieron especialmente evocadoras, como ésta junto a un puente de madera. 🤩

Ruta de La Llanía en el Hierro - Puentecito de madera en mitad de la ruta
Puentecito de madera en mitad de la ruta

O cuando salimos a un claro en el camino en el que las flores pintaban de malva el suelo.

Un claro en el camino
Un claro en el camino
Paisaje de La Llanía
Paisaje de La Llanía
Flora de La Llanía
Flora de La Llanía

Como puedes ver, contrastes no le faltan a la ruta por La Llanía. 😏

Además de fundirte en naturaleza, el sendero te acerca a puntos relevantes en la historia de los herreños, como la Fuente El Lomo, uno de los nacientes de agua que tanta sed alivió a mediados del siglo XX en la isla.

Zona de la Fuente de El Lomo
Zona de la Fuente de El Lomo

Otras paradas, en cambio, te sumergen en leyendas ancestrales como el Bailadero de Las Brujas. Con semejante nombre, te imaginarás de qué va el tema, ¿verdad? 😜 Efectivamente, ¡de brujas!

Ruta de La Llanía en el Hierro - Bailadero de Las Brujas
Bailadero de Las Brujas

Y es que, la brujería en las Islas Canarias, viene de tiempos muy antiguos. Ninguna isla se salva de tener sus particulares lugares “embrujados”. En El Hierro, uno de estos lugares es el Bailadero de Las Brujas donde, según creencias populares “no sale monte, no crecen árboles, porque en ellos bailaron las brujas”.

¿De dónde le viene el nombre? Pues, según algunos historiadores, los primeros pobladores isleños realizaban varios rituales que consistían en llevar al ganado a determinadas áreas donde les racionaban el alimento para que balasen -bailadero parece provenir de la palabra baladero- con fuerza y así llamar la atención de los dioses para que lloviera.

Bailadero de Las Brujas
Se cree que antaño, los primeros pobladores, realizaban rituales en esta zona

Cuánto de verdad hay en estas leyendas… Pues no lo sabemos pero, cuanto menos, nos parece interesante para conocer otra faceta más de esta maravillosa isla.

Y en esta serie de paradas estratégicas no pueden faltar los miradores. Hay dos especialmente chulos. El Mirador de La Llanía y el Mirador de Fireba.

El primero, el Mirador de La Llanía, dicen que ofrece unas visuales que quitan el hipo. Desde aquí se puede contempla La Punta de Salmor, los Riscos de Tibataje, la silueta de la isla de La Palma o la Punta de la Sal. Y decimos “dicen” porque las dos veces que lo intentamos tan solo “disfrutamos” de una señora niebla. Para visitar este mirador no es necesario realizar toda la ruta porque como está en el tramo final, se puede acceder a él desde el propio parking -se tarda en llegar unos 15 minutillos-.

Mirador de La Llanía
¿Te haces una idea de lo que vimos verdad? jejeje

Ojalá tú tengas más suerte cuando lo visites. 🍀

Por su parte, el Mirador de Fireba se encuentra a mitad de camino entre Fuente El Lomo y el Bailadero de Las Brujas, justo en una zona quemada y desnuda que está en pleno proceso de repoblación.

Ruta de La Llanía en el Hierro - Zona que sufrió un incendio y está en proceso de reforestación
Zona que sufrió un incendio y está en proceso de reforestación

A este mirador subimos muy ilusionadas pensando que sería nuestro “momento vistas”. Nada, que no había manera. La espectacular Hoya de Fireba, una de las estructuras volcánicas más espectaculares de El Hierro con su cráter de 250 metros de diámetro y 110 de profundidad, estaba… ¿Adivinas? Sí, cubierto de niebla… 😕

Vale, ok, no era el día de marcarnos un “woooow”; así que nos resignamos y continuamos marcha.

Ruta de La Llanía en el Hierro - Ramillete de arbustos
Ramillete de vegetación en la zona quemada

Tras dos horas sumergidas en La Llanía, llegamos nuevamente al punto de inicio. Todas las expectativas que teníamos sobre el corazón verde herreño habían sido más que superadas. Estábamos felices y pletóricas -obviando la frustración de los miradores, claro está…-.

El Hierro nos había dado otro argumento más para seguir guardándole un cariño muy muy especial.

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *